Claves para el cuidado de un perro anciano

por | 19 julio, 2019
Claves para el cuidado de un perro anciano.

Eventualmente llegará el día cuando note que su cachorro está jadeando un poco más fuerte después de una larga caminata y luchando por subirse a su cama. Es hora de comenzar a adaptarse a las necesidades de estilo de vida de un perro mayor.

Cuando un perro es considerado un adulto mayor depende en gran medida de la raza. Los perros más pequeños (como Chihuahuas o Terriers) no alcanzan sus años dorados hasta que tienen 10 o 12 años, mientras que un gran danés puede alcanzar el estatus de senior a la edad de cinco o seis años.

Así como la medicina moderna ha extendido la vida de las personas, con la combinación adecuada de atención y cuidado preventivo, también puede extender la vida de los perros. Si desea que su perro mayor tenga una vida larga y feliz, considere incorporar estas estrategias en su rutina de cuidado de mascotas.

Recuerde los dientes de su perro.

La higiene dental es especialmente importante a medida que su perro envejece, el cepillado regular y la limpieza profesional pueden prevenir enfermedades y caries dentales dolorosas (y ayudar a su perro a evitar los problemas de masticación mencionados anteriormente). Si a su perro no le gusta que le cepillen los dientes, considere golosinas y juguetes en su lugar.

Cuide la dieta de su perro.

Los perros maduros a menudo tienen problemas con la comida, incluyendo masticación, falta de apetito, obesidad y dificultades digestivas. Consulte con su veterinario sobre la mejor dieta y plan de ejercicios para su perro de mayor edad.

  • Los cambios en la dieta pueden incluir agregar más fibra para ayudar con la digestión o disminuir los carbohidratos para mantener un peso óptimo. Se pueden agregar suplementos como aceite de pescado o glucosamina para aliviar el dolor en las articulaciones.

Ejercite el cuerpo y la mente de su perro.

Al igual que las personas, los perros mayores experimentan dolor y tienen dificultades para realizar las actividades físicas que solían disfrutar, sin embargo, el ejercicio sigue siendo imperativo para su salud y bienestar.

Lleve a su perro a dar paseos cortos y suaves, y controle su respiración y ande para asegurarse de que nada esté mal. El cerebro de su perro también necesita mucho ejercicio, los juguetes estimulantes, ayudan a mantener a su perro mentalmente activo.

Ver al veterinario más a menudo.

Lleve a su perro a un chequeo veterinario al menos dos veces al año, al igual que las personas mayores necesitan estar conscientes de los problemas de salud y visitar a sus médicos con más frecuencia, las mascotas que envejecen se benefician de visitas más frecuentes.

  • Las mascotas más viejas pueden necesitar análisis de sangre adicionales, cuidados dental y exámenes. Además, muchas razas tienen predisposición a ciertas enfermedades, como artritis, displasia de cadera, cáncer y diabetes.

Tenga presente que monitorear cambios en el comportamiento; apetito; pérdida de peso o ganancia; problemas dentales; y cualquier bultos, protuberancias o lesiones y llamar la atención de su veterinario.

 Cuidar de un perro mayor puede implicar un poco más de trabajo de lo que está acostumbrado, pero cuidar de un compañero de por vida es una experiencia muy gratificante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *