Consejos para que los fuegos artificiales no afecten a su perro

por | 16 diciembre, 2018

Consejos para que los fuegos artificiales no afecten a su perro.

Algunos perros no tienen problemas con la vista y el sonido de los fuegos artificiales si han sido insensibilizados: los perros de caza, por ejemplo, se acostumbran a los sonidos y olores de los rifles de caza y la pólvora. Sin embargo, la mayoría de los perros no están acostumbrados a estas cosas por lo que algunas festividades como la navidad pueden ser estresantes para su mascota.

Es natural que los perros tengan miedo de los ruidos fuertes. Los sonidos activan sus sistemas nerviosos y pueden volverse ansiosos o asustados, huir del ruido es un instinto de supervivencia.

Recuerde, para su perro, la experiencia de los fuegos artificiales es diferente a otros ruidos fuertes naturales, como los truenos. Los fuegos artificiales están más cerca del suelo, son más vibrantes y están acompañados por repentinos estallidos, destellos y olores ardientes, los perros experimentan el mundo a través de sus sentidos: nariz, ojos, oídos, por eso estos pueden ser estresantes.

Consejos para mantener a su perro calmado frente a los fuegos artificiales.

  1. Saque a su perro a pasear temprano para que se sienta relajado y cansado antes de que comiencen los fuegos artificiales.
  2. Cerrar todas las cortinas ya que la estimulación visual de los fuegos artificiales es solo una de las cosas que pueden empeorar el miedo para su perro.
  3. Suba el volumen del televisor, la música o la radio, esto simplemente ensordece el sonido para que su perro escuche menos ruido.
  4. Si está dejando a su perro solo, tenga en cuenta que puede ser muy estresante para ellos y dejarlos afuera puede ser aterrador. Prepare a su perro en un lugar agradable y seguro donde pueda ir a descansar si quiere relajarse.

Los perros sin cama fija a menudo pasearán mucho más que aquellos con una cama segura para ir. A muchos perros les encantará una simple caja de cartón con una manta suave en el interior, no tiene por qué ser llamativa.

  1. Use sedantes. Cuando ha intentado de todo y nada parece calmar a su perro, un sedante puede ser de gran ayuda, en el mercado encontrará gran cantidad de alternativas pero lo mejor es consultar con el veterinario.

Recuerde, su perro no hace esto de forma voluntaria, al escuchar estos ruidos creerá que debe correr por su vida e intentará escapar, por eso tenga paciencia y bríndele un ambiente confortable para que siempre este calmado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *