Perros entrenados, una solución a la violencia de género

por | 16 junio, 2019
Perros entrenados, una solución a la violencia de género.

Durante siglos los perros han demostrado ser mascotas fieles, esas que estarán a su lado aunque el mundo se venga abajo, han sido utilizados en terapia para niños y adultos ayudando en diversos ámbitos de la vida, en fin, no en vano se han ganado el reconocimiento de ser el mejor amigo del hombre.

Sus usos terapéuticos son altamente reconocidos, pero el hecho de que incluso se usen para la recuperación de mujeres víctimas de violencia de género es algo que ha cautivado a todo el mundo.

Terapia para víctimas de violencia de género.

Proyecto Escan es una asociación sin ánimos de lucro con sede en Murcia que ha puesto en práctica esta terapia con perro que tiene como objetivo ayudar a las mujeres que han sido víctimas de la violencia de género.

Se trata de una iniciativa que usa la iniciativa de los perros lazarillos, pero en este caso más que un perro guía se trata de un perro que le permitirá a la mujer sentirse segura, estos perros las acompañan a todas partes a fin de permitirles llevar una vida un poco más tranquila.

Requisitos para forma parte de estas terapias.

En esencia toda mujer víctima de violencia de género que posea una orden judicial puede formar parte de esta iniciativa, siempre y cuando apruebe un examen psicológico.

Tras la aprobación del especialista la mujer debe asistir a un proceso de entrenamiento del perro que se convertirá en su acompañante, el objetivo es que los perros ayuden a reducir el estrés y las inseguridades que forman parte del día a día de estas mujeres.

Perros de seguridad.

Algunas personas han malinterpretado la iniciativa de esta asociación argumentando que se entrenan a los perros para atacar y agredir, por el contrario estos son entrenados para garantizar la seguridad de la mujer en caso de que exista algún agresor.

En general las mujeres que han sido víctimas de violencia de género pierden su seguridad y autoestima, al tener a un fiel compañero al lado, en este caso, los perros entrenados, puede volver a su rutina diaria sintiéndose protegida con su animal custodio, por llamarlos de alguna manera.

Incluso empresas como Securyti dogs se encarga de entrenar a los perros para en caso de tener que proteger a la mujer no muerda al agresor, sino que lo inmovilicen con un golpe de hocico en el abdomen de este.

Ambas iniciativas han permitido que cientos de mujeres que forman parte del programa de rehabilitación recuperen sus vidas casi con total normalidad.